WebDepende. En principio es algo potestativo, si bien es obligatorio para aquellas sociedades que coticen. Así lo dispone el artículo 11.bis del Real Decreto Legislativo 1/2010, de 2 de julio, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley de Sociedades de Capital.

 

Si se decide por crear una web corporativa, debe acordarse por la junta general de la sociedad, debiendo figurar en el orden del día de la reunión, e inscribirse en el Registro Mercantil, con publicación en el BORME, que por cierto es gratuita.

 

Igual que lo anterior debe hacerse para el caso de modificación, traslado o supresión de la web.

 

Una vez hecho, se puede convocar la junta de accionista a través de dicha página web, surtiendo todos los efectos jurídicos.