Abogados especialistas en compliance

Compliance2019-03-07T10:57:55+00:00

Excelencia y Responsabilidad Empresarial

Avezalia está formada por abogados especialistas en compliance penal, por lo que podemos poner en práctica con total garantía todas las actuaciones necesarias para evitar que su compañía incurra en cualquier tipo de responsabilidad penal ante la comisión de delitos por parte de cualquiera de sus miembros.

¿Cómo surge el Compliance?

El concepto de Compliance, cuyos orígenes se remontan a principios del siglo XX, ha tomado fuerza durante los últimos años en España, sobre todo a raíz de la Reforma del Código Penal del año 2010 (Ley Orgánica 5/2010), por la que se establecía que la empresa incurriría en responsabilidad penal por delitos cometidos por cualquier miembro de esta.

Responsabilidad penal para Empresas

  • Multas de hasta 6 veces el perjuicio causado (límite de 3,6M de €).
  • Indemnización por daños y perjuicios.

  • Inhabilitación: la empresa responsable no podrá contratar con el sector público ni recibir beneficios fiscales o subvenciones.

Responsabilidad penal para directivos

  • Hasta 6 años de prisión.

  • Multas de 6 veces el beneficio obtenido (límite de 300.000€)

  • Inhabilitación de profesión u oficio durante hasta 6 años.

¿Cómo evitar la responsabilidad penal de la empresa?

Una segunda reforma del Código Penal, esta vez en 2015, vigente desde el 1 de julio de ese mismo año (Ley Orgánica 1/2015), establece que todas aquellas empresas que lleven a cabo un proceso de identificación, actuación y control de los riesgos penales que incurre durante su actividad, será exonerada de cualquier tipo de responsabilidad penal por delitos cometidos por miembros de la empresa en el seno de la misma, si demuestra haber realizado un plan de prevención y control para evitarlo.

En otras palabras, desde ese momento integrar en las organizaciones un proceso de Compliance Legal pasa a ser obligatorio para el adecuado cumplimiento de la legislación vigente y como mecanismo de prevención ante posibles responsabilidades penales derivadas de la comisión de delitos de sus miembros.

“La prevención es la clave para una buena gestión empresarial, y la formación es su pata más importante”.

¿Qué es Compliance?

El término de Compliance penal abarca a empresas, ya sean pymes, micropymes o grandes empresas, y nace de la necesidad de que todas ellas tengan implementado un protocolo de procedimientos y buenas prácticas que les permita identificar y clasificar los riesgos operativos y legales a los que se enfrentan durante el desarrollo de su actividad para, posteriormente, establecer mecanismos que aseguren:

  • La prevención de su aparición y la gestión en caso de que así suceda.
  • Formación, como mecanismo principal de prevención.
  • Detección de cualquier anomalía o actividad fuera del marco normativo.

  • Control de procesos.

Beneficios de implementar un proceso de Compliance en tu empresa

Evita la responsabilidad penal de la empresa ante delitos de cualquiera de sus miembros en el seno de la misma.

Ahorro de costes, ya que siempre es más económico prevenir un delito que sufragar sus consecuencias y sanciones.

Mejora la imagen de la empresa. Implementar un proceso de Compliance es una acción certificable por AENOR (UNE 19601) lo que brinda una imagen de responsabilidad social a tu empresa.

¿Cómo realizar un proceso Compliance?

No todo vale a la hora de realizar un proceso de Compliance. De hecho, el 18 de mayo de 2018 se publicaba el estándar nacional de Compliance, la UNE 19601, que detalla los requisitos y acciones mínimas que debe llevar a cabo cualquier compañía si quiere que su proceso de Compliance sea válido.

  • Analizar
    Todo proceso de compliance incluye un análisis de la empresa y su actividad, de forma que se detecten los puestos y los puntos con mayor riesgo de comisión de delito.

  • implementar
    Una vez identificados los riesgos y analizada la empresa, se implementan actuaciones que aseguren el adecuado cumplimiento normativo vigente con la creación de un código ético.

  • controlar
    Se establecen sistemas de monitorización y detección para medir la eficacia de las medidas implementadas y posibles desviaciones existentes, así como la prevención de nuevos riesgos mediante la formación continua de los miembros de la empresa.
  • Actualizar
    La ley es un ente cambiante, por lo que el proceso nunca parará para asegurar el estricto cumplimiento normativo y, por tanto, evitar la responsabilidad penal de la empresa.

En definitiva, el proceso de Compliance penal tiene como objetivo el asegurar el cumplimiento estricto del marco normativo vigente por parte de la empresa, evitando así su responsabilidad penal ante cualquier delito cometido por ella o cualquier componente de la misma.

La Figura del Compliance Officer

El Chief Compliance Officer (CCO) supone la figura responsable de toda la implantación del proceso de Compliance en una organización. Es decir, sería la persona que asegura que la organización cumple con toda la normativa vigente necesaria para el correcto desarrollo de su actividad, así como de la medición, control y actuación sobre las posibles desviaciones del proceso.

Pese a no ser una figura regulada por el marco jurídico español, si es una figura obligatoria para asegurar la correcta implantación de un proceso de Compliance.

En Avezalia ofrecemos el servicio de externalización del Chief Compliance Officer para aquellas organizaciones que necesiten de dicha figura en su organigrama.

  • Ahorra en costes.
  • Profesionales totalmente expertos en la materia.
  • Experiencia en multitud de procesos Compliance.

Dentro de las acciones a llevar a cabo en un proceso de Compliance penal, podemos incluir:

  • Realización de mapa de riesgos.

  • Implementación de modelos de organización y control para la exención de responsabilidad penal de la persona jurídica.

  • Identificación del organigrama de la empresa.

  • Implementación de protocolo de medidas de vigilancia y control.

  • Implementación de protocolo de toma de decisiones.

  • Articulación de un código ético.

  • Articulación de sistema disciplinario.

  • Creación de repositorio de evidencias.

  • Programas de formación y sensibilización.

  • Auditorías internas. Actualización periódica del proceso.