La gran mayoría de personas a las que les gusta la moda, por lo general, empiezan de una forma totalmente amateur por medio de una cuenta en una red social y/o a través de un blog.

Y poco a poco, casi sin darse cuenta, pasan de ser simples aficionados o amateurs a ser auténticos fashion bloggers profesionales.

No obstante, la línea es muy difusa y los efectos legales y económicos importantes.
La pela es la pela…

El principal criterio a tener en cuenta para saber si alguien es o no profesional del mundo de la moda es el del “dinero” que se gana con un blog, site o cuenta de red social.

Y cuando hablamos de dinero lo hacemos en un sentido amplio, esto es, refiriéndonos no sólo al dinero en metálico sino también a los productos o servicios recibidos en contraprestación a los servicios prestados, ya que son bienes patrimoniales con un valor económico y, por ello, un pago en especie. Por supuesto que, dentro de esta cuenta, también incluimos lo ganado con la publicidad online.

Del mismo modo, es indiferente que dicho dinero lo ganemos de una vez o en sucesivas ocasiones. Lo importante es ganarlo.

Pues bien, en un principio, siempre que se recibamos pagos por servicios nos convertimos, de hecho, en verdaderos profesionales. Y así lo considera tanto Hacienda como la Seguridad Social: si cobras, pasa por caja.

No obstante, podemos acudir al criterio del salario mínimo interprofesional y ver si lo superamos o no, siendo la superación del mismo el criterio indudable del cambio de nuestra condición amateur a profesional y contra el que no podremos luchar.
Y con la pela comienzan las obligaciones…

Por tanto, si alcanzamos los niveles para ser considerados profesionales tenemos que empezar a cumplir con una serie diferentes normas que podemos enumerar, a título meramente ejemplificativo, de la siguiente manera (en posteriores posts las iremos analizando):

Frente a Hacienda.- Obligación alta censal y, con ella, de presentar declaraciones de I.R.P.F. e I.V.A. trimestrales, entre otras.
Frente a la Seguridad Social.- Obligación de alta en el Régimen Especial de Autónomos y abono de la cuota mensual.
Protección de datos personales.- Obligación de cumplir con las normas de la Ley Orgánica de Protección de datos y su Reglamento.
Normas aplicables a webs y blogs.- Obligación de cumplir con las normas de la Ley de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico.
Otras normas.- Obligación de cumplimiento de las disposiciones de la normativa de protección de consumidores y usuarios.

Moraleja…

Ten cuidado con lo que sueñas porque se podría hacer realidad y convertirse en pesadilla si no cumples con la ley, ya que, parafraseando a la mítica serie “Fama”: sabemos que buscáis la fama, pero la fama cuesta, y es aquí es donde vais a empezar a pagar: cumpliendo la ley.