Entradas

WhatsApp como medio para ejercer los derechos ARCO

Ejercicio de los derechos de los interesados a través de WhatsApp.

Si los interesados pretenden ejercer los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición reconocidos en la Ley Orgánica de Protección de Datos utilizando el sistema de mensajería de Whatsapp, para que este sea considerado un medio de prueba suficiente, estos deberán poder acreditar su autoría y recepción en los términos requeridos por la normativa referenciada, incluida la documentación que se debe acompañar.

El artículo 162 de la Ley de Enjuiciamiento Civil, en cuanto a las notificaciones y comunicaciones electrónicas, prevé la posibilidad de que los actos de comunicación entre las partes puedan ser efectuados por medios electrónicos que garanticen la autenticidad de la comunicación y de su contenido con el resguardo acreditativo de su recepción que proceda. También precisa que debe quedar constancia fehaciente de la remisión y recepción íntegras y del momento en que se hicieron.

Por lo que se refiere a WhatsApp, es una herramienta de comunicación que se utiliza de forma voluntaria entre las partes, quienes aceptan su política de privacidad. En esta política de privacidad se hace constar que “The contents of messages that have been delivered by the WhatsApp Service are not copied, kept or archived by WhatsApp. The contents of any delivered messages are not kept or retained by WhatsApp”.

Por tanto, WhatsApp no tiene constancia del contenido de las comunicaciones entre sus usuarios. Y si esto es así, si los datos se guardan sin cifrar en el terminal móvil de los usuarios, éstos pueden ser editados, pudiendo condicionar la integridad del contenido de las comunicaciones que se realizan a través de estos sistemas.

En conclusión, WhatsApp como medio electrónico no es válido para el ejercicio de los derechos ARCO.

El peligro de usar WhatsApp con los clientes

whatsappHace un año escribía sobre Whatsapp como prueba en juicio, dado su fácil uso para injuriar, calumniar, y un sinfín de problemáticas jurídicas, que hace cada vez más frecuente su aportación en el proceso judicial.

 

Ya comenté entonces que, al igual que el correo electrónico, no es suficiente con la aportación de las conversaciones impresas o mero pantallazo, que también, si tienes la suerte de que no te lo impugnen. Pero lo aconsejable es que garantizar la cadena de custodia, así como su integridad y no modificación, labor propia de perito informático. Y como recordatorio, debemos tener en cuenta que la impugnación afectará en costas a quien la realiza, amén de que debe ser motivada para desplazar la carga de la prueba.

 

Este medio de  mensajería instantánea está sumamente extendido, y lo que empezó como una forma de comunicarse con la familia y amigos, está hoy por hoy muy integrado en el mundo laboral y profesional, si bien en las condiciones legales de uso WhatsApp prohíbe su utilización comercial, limitándolo solo a uso personal, declinando toda responsabilidad. Claro que… ¿Quién lee las condiciones legales? Por mucho que la Agencia Española de Protección de Datos lo recomiende, nadie lo hace.

 

Son muchos los compañeros abogados que lo usan para sus relaciones con los clientes, cuando evidentemente no es el mejor de los medios para hacerlo, no ya por la molestia de la disponibilidad 24h, entre otras, sino porque entiendo infringe la normativa sobre protección de datos, por los motivos que vamos a ver.

 

En las referidas condiciones de uso, WhatsApp te deja muy claro que consientes en que trate no solo tu número de teléfono, sino toda tu agenda. Claro que diréis que hace ya años la Audiencia Nacional dijo que el número de teléfono no es dato personal (y sin embargo la IP si, sigo sin entenderlo). Pero WhatsApp dice “y los demás contactos que tienes en la libreta de direcciones. Y claro, en la libreta, al menos yo, identifico al contacto, con nombre y a veces apellidos. A su vez, WhatsApp accederá a los datos de nuestros contactos cuando estos se den de alta a su vez en la aplicación, accediendo a su información personal, por lo que ya lo tenemos identificado.

 

Si a todo esto le sumas que esos datos viajan a Estados Unidos, donde tiene su sede WhatsApp, el desaguisado es tremendo, amén de que ninguno de nosotros tenemos firmado un contrato de encargado del tratamiento con la aplicación, pues van a pasar de nosotros, ni en su defecto solicitamos autorización al Director de la AEPD para la transferencia internacional de datos, que veo difícil nos dé. Y como todos sabemos, Estados Unidos eso de cumplir con la protección de datos, pues como que es algo muy de los europeos y sus trabas para el comercio.

 

Y aunque WhatsApp ha introducido como mejora de seguridad el cifrado de extremo a extremo, lo cierto es que la seguridad 100% es imposible. Además, los smartphones tienen por costumbre guardar los archivos que llegan por las distintas aplicaciones, muchos de ellos, sobre todo las imágenes, que si tenemos cuenda en Google u otro proveedor, se sincronizará con las aplicaciones de dicha compañía subiendo los archivos a la nube, infringiendo con ello nuevamente la normativa sobre protección de datos por cuanto las medidas de seguridad y el propio cumplimiento por parte del prestador de servicios de cloud son más que dudosos.

 

Lo aplicable para abogados lo es para cualquier profesional, sea de la rama que sea.

 

Whatsapp como prueba en juicio

La mensajería instantánea, y a la cabeza de la misma la app Whatsapp, se ha convertido en nuevas vías de relaciones sociales y, claro está, fuente de nuevos problemas. Y es que muchos usan este tipo de aplicaciones para insultar, amenazar y otros delitos del montón. En fin, lo de costumbre.

 

La cuestión es la validez de dichas conversaciones en juicio. La problemática surge porque, en el caso de Whatsapp, reina de la mensajería instantánea, la manipulación de los mensajes, archivos, etc, es piece of cake. Esta fácil manipulación hace que nos planteemos la validez y eficacia en juicio. Y es que el administrador de la app no conserva el contenido de las conversaciones (sólo algunos datos relacionados con las comunicaciones), quedando esta en los terminales de los usuarios.

 

Si queremos aportar las conversaciones de Whatsapp como prueba en juicio, realmente es muy fácil. Sólo tenemos que entrar en el perfil del Whatsapp que queremos imprimir. Le damos a opciones y nos sale un desplegable. Picamos en la opción “Más” y luego “Enviar chat por correo”. Ponemos la dirección de email a la que queremos enviar el archivo de texto y listo. Recibimos dicho archivo de texto donde sale todas las conversaciones mantenidas, con fecha y horas de la misma, incluso la referencia de los ficheros de fotos, videos y conversaciones que se hayan remitido. Lógicamente sale todo el historial, desde el inicio, por lo que debemos purgar el contenido e ir al que directamente nos afecta.

 

Esta prueba como tal tiene validez, siempre que no sea impugnada, como es lógico, si bien debemos tener en cuenta que la impugnación afectará en costas a quien la realiza, amén de que debe ser motivada para desplazar la carga de la prueba. Por tanto, una vez impugnada debemos irrefutablemente acudir a la prueba pericial, teniendo la carga probatoria quien pretende valerse de dicha prueba. El perito debe ser muy cualificado, debiendo garantizar la autenticidad y la integridad de la prueba, es decir, que los datos sean ciertos y reales, y que no se hayan alterado.  

 

Como hemos dicho, la información de los mensajes solo es guardado en los terminales de los usuarios, por lo que si estos lo borran tendremos que acudir a la memoria flash, con el inconveniente que aquí se mantienen hasta que el dispositivo necesita más espacio, momento en el que es borrado “definitivamente”, entre comillas. Si bien, recientemente los usuarios de Whatsapp que quieran mantener sus conversaciones y archivos a salvo, y tenerlo disponibles por si cambian de terminal u otra circunstancia, es cierto que Google Drive te permite tener copia en la nube, por lo que podemos acudir a este “tercero de buena fe” que hará las veces de testigo.

 

El administrador de la app hace posible el tránsito de información, pero no guarda las conversaciones, solo los metadatos (datos que describen otros datos, reflejan el tráfico de las comunicaciones, origen y destino de las mismas, identidades e IP, entre otros). Pues bien, dicha información será relevante a efectos de la pericial, ya que si las conversaciones son manipuladas, esta no coincidirá con los metadatos y, por tanto, no quedará garantizada la autenticidad e integridad de la prueba.

 

Los operadores tienen obligación de conservar los datos relativos a las comunicaciones electrónicas como así establece la Ley 25/2007, de 18 de octubre, si bien los juzgados acceden a la investigación por esta vía sólo en caso de delitos graves, cuando deberían tener en cuenta que cada vez más se dan casos de delitos por estas vías, sobre todo de injurias y calumnias, y si damos impunidad a ello, nos podemos encontrar con un serio problema social, en el que sería libre delinquir in consecuencia alguna, por el simple hecho de usar un medio electrónico.

 

 

La autenticidad de las pruebas digitales

ArrobaUna reciente sentencia del Tribunal Supremo (STS 2047/2015. Sala de lo Penal) ha dictaminado sobre la autenticidad de las pruebas digitales.

Como ya hemos señalado desde Avezalia desde hace más de una década, podemos presentar pruebas digitales impresas, pero corremos el riesgo, cierto, de que nos lo impugnen. En este supuesto, corresponderá a quien aportó la prueba la carga de su veracidad. Para evitar impugnaciones, debemos acompañar las pruebas digitales del correspondiente informe técnico o pericial, ya que, de otro modo, pesa sobre las pruebas digitales su facilidad de manipulación.

Imagen Google images

¿Puedo grabar una conversación con el móvil para una prueba en juicio?

TelefonoEs una de las preguntas que más hemos escuchado en Avezalia los últimos años. Los procedimientos en los que ha salido a relucir han sido varios, familia, despidos, querellas, etc., pero todos tienen una misma respuesta: depende. Y es que en el mundo del derecho, esa es la respuesta más acertada.

 

Cada caso es distinto, no hay nunca dos iguales, y las circunstancias del mismo variarán. Hacer valer una prueba de este tipo conlleva que el contrario, como mínimo, te alegue su derecho a la intimidad. Pero dicho derecho a la intimidad cae cuando la conversación no versa sobre la vida privada de los intervinientes, o versando sobre ella, tiene incidencia sobre el fondo del asunto. Y es independiente del sitio donde se produzca, por lo que no importa que se realice en un lugar privado.

 

En otros casos alegarán vulneración del secreto de las comunicaciones, que también caerá cuando es realizado de parte. Distinto sería si lo realizara un tercero, que al no ser parte sí que estaría vulnerando la comunicación en la que no interviene, a no ser que sea detective en el ámbito de sus funciones.

 

En el proceso de una separación o divorcio contencioso, se da muchas veces el supuesto del progenitor que graba la conversación entre el otro progenitor y el menor, por motivos varios, y después quieren hacerlo valer como prueba. Sin embargo, esta prueba es dudosa por cuanto el progenitor que graba interviene aquí como un tercero, ya que quienes mantienen la conversación, quienes comunican entre sí, son el otro progenitor y el menor. Además, dentro de la comunicación puede haber detalles de la vida privada no solo del progenitor, sino del propio menor, que no deben transcender más allá de los intervinientes.

 

También se da el caso del menor que no tiene móvil y usa el de su progenitor para comunicar con el otro a través de Whatsapp. Aquí el problema vendrá dado por demostrar que quien dice ser menor, lo es realmente. De todos modos, y a modo de consejo, además de las fugas de seguridad que tiene dicha aplicación, hay que ser fieles al refranero español y saber que uno es libre de su silencio pero esclavo de sus palabras.

 

Hay autores que ven en dicha grabación un tratamiento de datos personales, ya que la voz constituye como tal un dato personal, al poder identificar a una persona, y por tanto, sujeto a la Ley de Protección de Datos Personales (LOPD), y su precepto más fundamental: el consentimiento del afectado. Y ya se sabe, ante la falta de consentimiento, todo son tortas.

 

Algunos diréis que dicho tratamiento queda dentro del ámbito personal, pero no es más cierto que, si lo hacemos constar en juicio como prueba, ya está saliendo de nuestro control, para cedérselo a la Administración de Justicia. Y precisamente por esto es por lo que se exime del cumplimiento de la LOPD.