Entradas

Tengo un comercio electrónico. ¿Cómo me afecta el nuevo reglamento sobre geobloqueo?

Con el nuevo Reglamento (UE) 2018/302 en la mano, de aplicación a partir del 3 de diciembre de 2018, se impedirá el bloqueo geográfico de usuarios que compran a través de Internet. Es decir, se acabó con las discriminaciones injustificadas en las ventas online.

 

Por tanto, los eCommerce habrán de modificar las condiciones generales para adaptarlo al geoblocking.

 

Así, los usuarios tendrán libre acceso al contenido del eCommerce, sean de donde sean, salvo las disposiciones legales respecto a los menores, a quienes sí se les puede bloquear el acceso.

 

Con independencia de donde radique el usuario, éste podrá adquirir el producto en las mismas condiciones que el resto de los usuarios. Lo mismo es extensible a la forma de pago, mismas condiciones para todos, sin distinción de nacionalidad, residencia, etc.

 

Bien es cierto que el eCommerce no está obligado a entregar el producto a cualquier persona en cualquier lugar, pero sí que tiene la obligación de tener las mismas condiciones de envío para todo el mundo. Así, puedo no enviar a un país determinado, pero el usuario de dicho país puede establecer una dirección de envío a otro país donde sí envíe. La dirección a efectos de facturación será la del país de origen.

 

Y por último, el comerciante podrá ejercer el derecho de retención del producto, hasta que tenga confirmación del pago de la operación.

 

Llega la Navidad, así que toca adaptarse.

 

Fashion Law

Marca registrada

Marca registrada

 

La marca en el Derecho de la Moda o “Fashion-Law”.

 

El Fashion Law nace con la intención de quedarse.

 

Todos los sectores de actividad necesitan cada vez más especialistas que provean soluciones ante la complejidad legislativa…

…y las particularidades de cada sector.

 

Hoy traemos a colación el caso del diseñador Ángel Fernández, más conocido por su marca Ángel Schlesser.

 

Él mismo inventó la marca que ha dirigido durante más de 30 años.

 

En la edición de la Mercedes Benz Fashion Week de Madrid’16, el diseñador no acudió.

 

El motivo: desavenencias con su socio y la anterior venta del 75 por 100 de las participaciones de su empresa.

 

Resulta que su marca formaba parte del activo de su empresa, estando registrada a nombre de ésta.

 

Ahora su propio creador no puede usarla, si las consignas de la empresa son distintas a las queridas por él.

 

Y es que la Propiedad Industrial da derechos en exclusiva a su propietario, en este caso la empresa.

 

¿Qué es lo recomendable en estos casos?

 

Diseñador, registra tu marca a tu nombre, para de esta manera quede siempre dentro de su ámbito de dominio.

 

Cuando la empresa vaya creciendo, no hay inconveniente que la marca forme parte del activo de la misma, siempre que se realicen clausulas de salvaguarda.

 

Registrar una marca debe ser visto como una inversión y no como un gasto.

 

Si no se realiza, cualquiera te la puede quitar, y de nada sirve que puedas demostrar su autoría con su uso anterior.

 

Incidir que las marcas pueden ser denominativas (solo el nombre), gráfica (logotipo que debe contener rasgos distintivos que identifiquen el producto o servicio que se pretende proteger) y mixta (conjunción de las dos anteriores).

 

Para no incurrir en gastos innecesarios, es conveniente hacer una búsqueda de posibles marcas parecidas a la que se pretende registrar, lo que resulta fácil si es denominativa, complicándose respecto a marcas gráficas.

 

En el mundo de la moda es muy común acudir a anglicismos, por lo que es recomendable realizar también una búsqueda por semejanza fonética, que la propia OEPM se encarga, siempre previo pago.

 

El tiempo de protección que confiere la marca lo es por diez años. Llegada la fecha de expiración, la OEPM te avisa para que la puedas renovar con antelación.

 

Hasta entonces, el diseñador solo debe preocuparse de lo que mejor sabe, crear.

¿Cuándo hay que cumplir con la L.O.P.D.?

Todo el mundo ha oído hablar, en mayor o menor medida, de la famosa L.O.P.D., de la legislación de protección de datos, de la Agencia Española de Protección de Datos y de las importantes multas que pueden imponerse.

Sin embargo, la mayoría piensa que estamos ante un tema muy lejano y que son otros los que deben cumplir con esta normativa.

No obstante, si continuáis leyendo, os sorprenderéis de los casos en los que no sólo hay que conocer esta normativa sino también en la que hay que cumplirla.

Empresas y profesionales, decididamente sí.

Todas las empresas están obligadas a cumplir con la L.O.P.D. y su Reglamento en el desarrollo de su actividad empresarial siempre que traten datos personales durante la misma. Además, debemos entender el término empresa en un sentido amplio, como sinónimo a persona jurídica, esto es, sociedades, asociaciones, fundaciones…

Del mismo modo, también están obligados a cumplir con la legislación de protección de datos los empresarios que empleen datos personales en el desarrollo de su actividad profesional.

¿Qué pasa con l@s fashion bloggers?

Ya vimos en un post anterior, que en muchas ocasiones, aunque no se lo hayan planteado previamente, l@s bloggers cruzan la difusa raya entre el amateurismo y el profesionalismo y pasan a formar parte de la industria de la moda.

Es en este momento cuando se tienen que plantear si deben o no cumplir con la normativa de protección de datos.

¿Cómo saber si hay que cumplir la L.O.P.D.?

El elemento esencial para saber si hay o no que cumplir con la L.O.P.D. es si, en el ejercicio de su actividad, el blogger recoge y usa datos personales.

Sí la respuesta es afirmativa, habrá que cumplir. Si la respuesta es negativa, no será necesario cumplir.

No obstante, dadas las especiales características que tiene esta industria y la necesidad de crear una comunidad de usuarios y gestionarla con la finalidad última de promocionar la venta de prendas y accesorios, se antoja complicado que haya bloggers que no traten datos personales, máxime cuando una cuenta en una red social se valora por las empresas atendiendo, casi en exclusiva, al número de followers.

Si a ello unimos las interacciones individuales con los mismos (respuesta a comentarios o mensajes directos, por ejemplo), la posible existencia de newsletters en el blog o la realización de concursos o sorteos… se confirma tanto la recogida como el tratamiento de los datos personales que determinar la obligación de cumplir tanto con la L.O.P.D. como con su Reglamento.

Moraleja…

Si eres fashion blogger, ganas dinero o reciben pagos en especie (regalos, básicamente) y cuentas con una comunidad de followers con la que interactuas, has de saber que debes cumplir con la legislación sobre protección de datos y todo lo que ello conlleva.

¿Eres fashion blogger amateur o profesional?

La gran mayoría de personas a las que les gusta la moda, por lo general, empiezan de una forma totalmente amateur por medio de una cuenta en una red social y/o a través de un blog.

Y poco a poco, casi sin darse cuenta, pasan de ser simples aficionados o amateurs a ser auténticos fashion bloggers profesionales.

No obstante, la línea es muy difusa y los efectos legales y económicos importantes.
La pela es la pela…

El principal criterio a tener en cuenta para saber si alguien es o no profesional del mundo de la moda es el del “dinero” que se gana con un blog, site o cuenta de red social.

Y cuando hablamos de dinero lo hacemos en un sentido amplio, esto es, refiriéndonos no sólo al dinero en metálico sino también a los productos o servicios recibidos en contraprestación a los servicios prestados, ya que son bienes patrimoniales con un valor económico y, por ello, un pago en especie. Por supuesto que, dentro de esta cuenta, también incluimos lo ganado con la publicidad online.

Del mismo modo, es indiferente que dicho dinero lo ganemos de una vez o en sucesivas ocasiones. Lo importante es ganarlo.

Pues bien, en un principio, siempre que se recibamos pagos por servicios nos convertimos, de hecho, en verdaderos profesionales. Y así lo considera tanto Hacienda como la Seguridad Social: si cobras, pasa por caja.

No obstante, podemos acudir al criterio del salario mínimo interprofesional y ver si lo superamos o no, siendo la superación del mismo el criterio indudable del cambio de nuestra condición amateur a profesional y contra el que no podremos luchar.
Y con la pela comienzan las obligaciones…

Por tanto, si alcanzamos los niveles para ser considerados profesionales tenemos que empezar a cumplir con una serie diferentes normas que podemos enumerar, a título meramente ejemplificativo, de la siguiente manera (en posteriores posts las iremos analizando):

Frente a Hacienda.- Obligación alta censal y, con ella, de presentar declaraciones de I.R.P.F. e I.V.A. trimestrales, entre otras.
Frente a la Seguridad Social.- Obligación de alta en el Régimen Especial de Autónomos y abono de la cuota mensual.
Protección de datos personales.- Obligación de cumplir con las normas de la Ley Orgánica de Protección de datos y su Reglamento.
Normas aplicables a webs y blogs.- Obligación de cumplir con las normas de la Ley de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico.
Otras normas.- Obligación de cumplimiento de las disposiciones de la normativa de protección de consumidores y usuarios.

Moraleja…

Ten cuidado con lo que sueñas porque se podría hacer realidad y convertirse en pesadilla si no cumples con la ley, ya que, parafraseando a la mítica serie “Fama”: sabemos que buscáis la fama, pero la fama cuesta, y es aquí es donde vais a empezar a pagar: cumpliendo la ley.