Entradas

Nueva LOPD 2018

Ya tenemos la nueva LOPD o Ley Orgánica 3/2018, de 5 de diciembre, de Protección de Datos Personales y garantía de los derechos digitales.

Y no está exenta de polémica, sobre todo por la modificación que establece la Disposición Final Tercera del artículo 58 bis de la Ley Orgánica 5/1985, de 19 de junio, del Régimen Electoral General.

Para entender este cambio, veamos que nos dicen los Simpson en el siguiente video de Derecho Ficción:

Habrá movida. Cuestión de tiempo.

 

 

Tengo un comercio electrónico. ¿Cómo me afecta el nuevo reglamento sobre geobloqueo?

Con el nuevo Reglamento (UE) 2018/302 en la mano, de aplicación a partir del 3 de diciembre de 2018, se impedirá el bloqueo geográfico de usuarios que compran a través de Internet. Es decir, se acabó con las discriminaciones injustificadas en las ventas online.

 

Por tanto, los eCommerce habrán de modificar las condiciones generales para adaptarlo al geoblocking.

 

Así, los usuarios tendrán libre acceso al contenido del eCommerce, sean de donde sean, salvo las disposiciones legales respecto a los menores, a quienes sí se les puede bloquear el acceso.

 

Con independencia de donde radique el usuario, éste podrá adquirir el producto en las mismas condiciones que el resto de los usuarios. Lo mismo es extensible a la forma de pago, mismas condiciones para todos, sin distinción de nacionalidad, residencia, etc.

 

Bien es cierto que el eCommerce no está obligado a entregar el producto a cualquier persona en cualquier lugar, pero sí que tiene la obligación de tener las mismas condiciones de envío para todo el mundo. Así, puedo no enviar a un país determinado, pero el usuario de dicho país puede establecer una dirección de envío a otro país donde sí envíe. La dirección a efectos de facturación será la del país de origen.

 

Y por último, el comerciante podrá ejercer el derecho de retención del producto, hasta que tenga confirmación del pago de la operación.

 

Llega la Navidad, así que toca adaptarse.

 

Comunicaciones comerciales a raíz del RGPD

proteccion de datosHa pasado más de un mes desde aquel aluvión de emails a resultas del RGPD, y aun hoy siguen preguntándonos sobre la misma cuestión: las comunicaciones comerciales y su implicación con el RGPD.

 

Debemos partir de la definición de comunicación comercial, que es toda forma de comunicación dirigida a la promoción, directa o indirecta, de la imagen o de los bienes o servicios de una empresa, organización o persona que realice una actividad comercial, industrial, artesanal o profesional.

 

¿Qué no es comunicación comercial? Pues todos aquellos datos que permitan acceder directamente a la actividad de una persona, empresa u organización, tales como el nombre de dominio o la dirección de correo electrónico, ni las comunicaciones relativas a los bienes, los servicios o la imagen que se ofrezca cuando sean elaboradas por un tercero y sin contraprestación económica.

 

El Reglamento (UE) 2016/679 General de Protección de Datos (RGPD) define el consentimiento en su artículo 4.11 como “toda manifestación de voluntad libre, específica, informada e inequívoca por la que el interesado acepta, ya sea mediante una declaración o una clara acción afirmativa, el tratamiento de datos personales que le conciernen”. Es decir, no cabe el consentimiento tácito.

 

Y el considerando 32 del RGPD establece lo siguiente: “El consentimiento debe darse mediante un acto afirmativo claro que refleje una manifestación de voluntad libre, específica, informada, e inequívoca del interesado de aceptar el tratamiento de datos de carácter personal que le conciernen, como una declaración por escrito, inclusive por medios electrónicos, o una declaración verbal. Esto podría incluir marcar una casilla de un sitio web en internet, escoger parámetros técnicos para la utilización de servicios de la sociedad de la información, o cualquier otra declaración o conducta que indique claramente en este contexto que el interesado acepta la propuesta de tratamiento de sus datos personales. Por tanto, el silencio, las casillas ya marcadas o la inacción no deben constituir consentimiento. El consentimiento debe darse para todas las actividades de tratamiento realizadas con el mismo o los mismos fines. Cuando el tratamiento tenga varios fines, debe darse el consentimiento para todos ellos. Si el consentimiento del interesado se ha de dar a raíz de una solicitud por medios electrónicos, la solicitud ha de ser clara, concisa y no perturbar innecesariamente el uso del servicio para el que se presta.”

 

En consecuencia, los tratamientos iniciados con anterioridad al inicio de la aplicación del RGPD sobre la base del consentimiento seguirán siendo legítimos siempre que ese consentimiento se hubiera prestado del modo en que prevé el propio RGPD, es decir, mediante una manifestación o acción afirmativa.

 

Por otro lado, al tratarse de comunicaciones electrónicas debe tomarse en consideración la aplicación de la Ley 34/2002, de 11 de julio, de Servicios de la sociedad de la información y de comercio electrónico (LSSICE), por ser norma especial, y por tanto, no podrá acudirse en este punto a las previsiones del RGPD. La LSSICE en su artículo 21 establece: “1. Queda prohibido el envío de comunicaciones publicitarias o promocionales por correo electrónico u otro medio de comunicación electrónica equivalente que previamente no hubieran sido solicitadas o expresamente autorizadas por los destinatarios de las mismas.

  1. Lo dispuesto en el apartado anterior no será de aplicación cuando exista una relación contractual previa, siempre que el prestador hubiera obtenido de forma lícita los datos de contacto del destinatario y los empleara para el envío de comunicaciones comerciales referentes a productos o servicios de su propia empresa que sean similares a los que inicialmente fueron objeto de contratación con el cliente”.

 

Por tanto, en estos supuestos, la regla general es el consentimiento expreso del interesado, a menos que dichas acciones se refieran a productos o servicios de su propia empresa que sean similares a los que inicialmente fueron objeto de contratación con el cliente.

 

Por otro lado, si los correos electrónicos que se envíen no tienen el carácter de comerciales, el tratamiento de los datos de las personas físicas (y no jurídicas), se encontrará sujeto a lo previsto en el RGPD.

 

El responsable del tratamiento debe encontrarse legitimado para llevar a cabo dichos tratamientos, encontrando dichas causas legitimadoras en el artículo 6 del RGPD, y entre ellas cabe destacar el interés legítimo, que viene de antiguo.

 

La determinación de si existe un interés legítimo requiere ponderar por el responsable, si dicho interés prevalece sobre los derechos y libertades fundamentales del interesado; en el caso de que el mismo prevaleciese, podría llevar a cabo tales tratamientos, pero en todo caso el interesado podrá oponerse a dichos tratamientos conforme a lo dispuesto en el artículo 21 del RGPD.

 

Cómo cumplir el RGPD en tu web

Ya queda muy poco para el 25 de mayo, fecha en la que será de aplicación el Reglamento General de Protección de Datos, como ya todo el mundo sabe.

 

Los nuevos cambios afectan a la implementación de la normativa en la actividad profesional o empresarial, y también, como no, en la web corporativa.

 

Aun veo formularios de contacto que recopilan datos y que, o simplemente tienen el botón de enviar, si remisión a ninguna información sobre la política de privacidad, o la tienen pero no así ninguna casilla para expresar el consentimiento, o teniendo la casilla la misma está premarcada. Muy mal.

 

La prestación del consentimiento es un punto clave del nuevo reglamento, que debe ser expreso, específico y demostrable.

 

En este punto, y ligado con el principio de calidad, es importante que aquellos que obtuvieron el consentimiento de sus usurarios de manera no expresa, hagan un esfuerzo para cambiar dicha situación. Y que lo puedan demostrar, en caso de inspección.

 

Es mejor perder usuarios y tener una base de calidad, que pasar las noches sin dormir porque nos han llovido mil denuncias que hacen peligrar la continuidad de nuestra entidad.

 

El usuario es dueño y señor de sus datos, como lo era antes, pero ahora más. Y como dueño y señor tiene derechos, y ahora más. Por lo que se debe facilitar al interesado la información de estos derechos, sus derechos, y su efectivo ejercicio, y ayudarle en todo lo posible, incluso en el asesoramiento a interponer una denuncia ante la autoridad de control. En el caso de realizar campañas de marketing, es necesario ofrecer un sistema sencillo de oposición al tratamiento de sus datos para dicha finalidad.

 

La información que se ofrezca a los usuarios debe ser clara y concisa, en un lenguaje que sea entendible por todos. Se acabó ya de tanta palabrería que no entendía ni quien lo había hecho.

 

La AEPD recomienda la información por capas, donde en una primera capa, de un vistazo, puedas tener toda la información básica, y en una segunda capa desarrollar dicha información.

 

La información básica debe contener los siguientes puntos:

  • Identidad del responsable del tratamiento, de su representante y de su DPD (Delegado de Protección de Datos), si los tuviere.
  • Destinatarios de los datos personales.
  • Finalidad.
  • Plazo de conservación.
  • Derechos de los interesados.

 

Por tanto, ya no hay excusa para no leer la información legal, al menos la primera capa que no lleva más de medio minuto en leerlo.

 

La información legal debe estar adaptada al responsable que realiza el tratamiento, por lo que se acabó el copy-paste, que muchos casos hemos visto en los que no se molestaban ni en cambiar los datos de quien los había copiado.

 

¿Recordáis qué nos decía el profesor en el colegio cuando hacíamos un examen? Quien copie, suspende.

Nombramiento de un único Delegado de Protección de Datos para grupo empresarial

Data Protection Officer

Delegado Protección de Datos

El Delegado de Protección de Datos (DPD) es uno de los elementos claves del Reglamento General de Protección de Datos (RGPD), como garante del cumplimiento de la normativa de protección de datos en las organizaciones.

 

Conocido también como DPO (en inglés, Data Protection Officer), al Delegado de Protección de Datos (DPD), que deberá contar con conocimientos especializados del Derecho y la práctica de la protección de datos y que actuará de forma independiente, se le atribuyen una serie de funciones reguladas en el artículo 39 del RGPD, entre las que destacan informar y asesorar; así como supervisar el cumplimiento del citado RGPD por parte del responsable o encargado.

 

En el RGPD encontramos la regulación del DPD en los artículos 37 y siguientes, tratando el artículo 37 sobre la designación del DPD. Este precepto ha sido interpretado en el documento “Directrices sobre delegados de protección de datos” del Grupo de Trabajo del Artículo 29, que será sustituido por el Comité Europeo de Protección de Datos.

 

Mención especial hay que hacer sobre el apartado 2 del citado artículo 37 del RGPD, que permite a un grupo empresarial designar un único DPD, siempre que éste “sea fácilmente accesible desde cada establecimiento”.

 

Pero, ¿qué debemos entender por “fácilmente accesible”?

 

Por accesibilidad debemos entender a las tareas del DPD como punto de contacto con respecto a los interesados y a la autoridad de control, pero también internamente dentro de la organización, teniendo en cuenta que una de esas tareas es informar y asesorar al responsable o al encargado del tratamiento y a los empleados que se ocupen del tratamiento de las obligaciones que les incumben.

 

Por tanto, para asegurarse que el DPD es accesible, con independencia de si es interno o externo, debe constar y estar disponible sus datos de contacto; debe comunicarse eficazmente, lo que incluye la comunicación en el idioma de los interesados o de las autoridades de control con las que deba actuar; y debe estar disponible, ya sea físicamente en las instalaciones de los componentes del grupo, ya sea mediante cualquier medio efectivo de comunicación.

DPD Delegado Protección de Datos – Tratamiento a gran escala DPO Data Protection Officer – RGPD

¿Cómo interpretamos el concepto de tratamiento a gran escala a efectos de nombrar un DPD (Delegado de Protección de Datos – DPO Data Protection Officer)?

 

Según el artículo 37.1 del RGPD (Reglamento Europeo de Protección de Datos) el responsable y el encargado del tratamiento designarán un Delegado de Protección de Datos (DPD o DPO en sus siglas inglesas) siempre que:

 

  1. El tratamiento lo lleve a cabo una autoridad u organismo público, excepto los tribunales que actúen en ejercicio de su función judicial;
  2. Las actividades principales del responsable o del encargado consistan en operaciones de tratamiento que, en razón de su naturaleza, alcance y/o fines, requieran una observación habitual y sistemática de interesados a gran escala, o
  3. Las actividades principales del responsable o del encargado consistan en el tratamiento a gran escala de categorías especiales de datos personales con arreglo al artículo 9 y de datos relativos a condenas e infracciones penales a que se refiere el artículo

 

Este precepto ha sido interpretado en el documento “Directrices sobre delegados de protección de datos” del Grupo de Trabajo del Artículo 29, que engloba a todas las autoridades europeas de protección de datos:

 

Así, el Grupo de Trabajo recomienda que se tengan en cuenta los siguientes factores, en particular, a la hora de determinar si el tratamiento se realiza a gran escala:

  • El número de interesados afectados, bien como cifra concreta o como proporción de la población correspondiente;
  • El volumen de datos o la variedad de elementos de datos que son objeto de tratamiento;
  • La duración, o permanencia, de la actividad de tratamiento de datos;
  • El alcance geográfico de la actividad de tratamiento.

 

Siguiendo con el citado dictamen, como ejemplos de tratamiento a gran escala cabe citar:

  • El tratamiento de datos de pacientes en el desarrollo normal de la actividad de un hospital;
  • El tratamiento de datos de desplazamiento de las personas que utilizan el sistema de transporte público de una ciudad (p. ej. seguimiento a través de tarjetas de transporte);
  • El tratamiento de datos de geolocalización en tiempo real de clientes de una cadena internacional de comida rápida con fines estadísticos por parte de un responsable del tratamiento especializado en la prestación de estos servicios;
  • El tratamiento de datos de clientes en el desarrollo normal de la actividad de una compañía de seguros o de un banco;
  • El tratamiento de datos personales para publicidad comportamental por un motor de búsqueda;
  • El tratamiento de datos (contenido, tráfico, ubicación) por proveedores de servicios de telefonía o

 

Como casos que no constituyen tratamiento a gran escala cabe señalar:

  • El tratamiento de datos de pacientes por parte de un solo médico;
  • El tratamiento de datos personales relativos a condenas e infracciones penales por parte de un

 

Por último, el proyecto de Ley Orgánica de Protección de Datos que se está tramitando, contempla en su artículo 34.1 los siguientes supuestos de nombramiento de Delegado de Protección de Datos (DPD/DPO):

 

Artículo 34. Designación de un Delegado de Protección de Datos.

  1. Los responsables y encargados del tratamiento deberán designar un delegado de protección de datos en los supuestos previstos en el artículo 37.1 del Reglamento (UE) 2016/679 y, en todo caso, cuando se trate de las siguientes entidades:
  2. Los colegios profesionales y sus consejos generales, regulados por la Ley 2/1974, de 13 febrero, sobre colegios
  3. Los centros docentes que ofrezcan enseñanzas reguladas por la Ley Orgánica 2/2006, de 3 de mayo, de Educación, y las Universidades públicas y
  4. Las entidades que exploten redes y presten servicios de comunicaciones electrónicas conforme a lo dispuesto en la Ley 9/2014, de 9 de mayo, General de telecomunicaciones, cuando traten habitual y sistemáticamente datos personales a gran
  5. Los prestadores de servicios de la sociedad de la información cuando elaboren a gran escala perfiles de los usuarios del
  6. Las entidades incluidas en el artículo 1 de la Ley 10/2014, de 26 de junio, de ordenación, supervisión y solvencia de entidades de crédito.
  7. Los establecimientos financieros de crédito regulados por Título II de la Ley 5/2015, de 27 de abril, de fomento de la financiación
  8. Las entidades aseguradoras y reaseguradoras sometidas a la Ley 20/2015, de 14 de julio, de ordenación, supervisión y solvencia de las entidades aseguradoras y reaseguradoras.
  9. Las empresas de servicios de inversión, reguladas por el Título V del texto refundido de la Ley del Mercado de Valores, aprobado por Real Decreto Legislativo 4/2015, de 23 de octubre.
  10. Los distribuidores y comercializadores de energía eléctrica, conforme a lo dispuesto en la Ley 24/2013, de 26 de diciembre, del sector eléctrico, y los distribuidores y comercializadores de gas natural, conforme a la Ley 34/1998, de 7 de octubre, del sector de
  11. Las entidades responsables de ficheros comunes para la evaluación de la solvencia patrimonial y crédito o de los ficheros comunes para la gestión y prevención del fraude, incluyendo a los responsables de los ficheros regulados por el artículo 32 de la Ley 10/2010, de 28 de abril, de prevención del blanqueo de capitales y de la financiación del terrorismo.
  12. Las entidades que desarrollen actividades de publicidad y prospección comercial, incluyendo las de investigación comercial y de mercados, cuando lleven a cabo tratamientos basados en las preferencias de los afectados o realicen actividades que impliquen la elaboración de perfiles de los mismos.
  13. Los centros sanitarios legalmente obligados al mantenimiento de las historias clínicas de los pacientes con arreglo a lo dispuesto en la Ley 41/2002, de 14 de noviembre, básica reguladora de la autonomía del paciente y de derechos y obligaciones en materia de información y documentación clínica.
  14. Las entidades que tengan como uno de sus objetos la emisión de informes comerciales que puedan referirse a personas físicas.
  15. Los operadores que desarrollen la actividad de juego a través de canales electrónicos, informáticos, telemáticos e interactivos, conforme a lo dispuesto en la Ley 3/2011, de 27 de mayo, de regulación del juego.
  16. Quienes desempeñen las actividades reguladas por el Título II de la Ley 5/2014, de 4 de abril, de Seguridad Privada.

 

Venta a distancia de medicamentos de uso humano no sujetos a prescripción médica

Ha llovido ya desde que se aprobara el Real Decreto 870/2013, de 8 de noviembre, por el que se regula la venta a distancia al público, a través de sitios web, de medicamentos de uso humano no sujetos a prescripción médica. Sin embargo, sólo unos pocos profesionales farmacéuticos se han lanzado a la venta a través de Internet. Pero para aquellos que se animen a hacerlo, le comentamos los requisitos necesarios para hacerlo.

 

Para empezar, es necesario la comunicación a la autoridad competente al menos 15 días antes inicio aportando los siguientes datos:

  • Nombre farmacéutico
  • Dirección farmacia
  • Fecha comienzo
  • Dirección web
  • Información del procedimiento de envío, así como tiempos de entregas.
  • Información sobre no disponibilidad del servicio (en caso de vacaciones y periodo de cierre de la oficina de farmacia).

 

Toda esta información debe constar de forma estática en la página web de la farmacia y siempre “a mano” del comprador.

 

Por otro lado, se deben recabar los siguientes datos del comprador:

  • Nombre y apellidos
  • Teléfono
  • Email
  • Dirección postal

 

El profesional farmacéutico que dispense, si lo considera oportuno, puede ponerse en contacto con el comprador para facilitarle la forma de administración más correcta.

 

Uno de los puntos más complicado de la venta online es el correspondiente al transporte, pues el mismo debe garantizar que en el trayecto se ha conservado con todas las garantías. Cada vez es más frecuente ver a empresas de transportes especializadas en este sector, garantizando que el medicamento no sufre ningún tipo de alteración en cuanto a su calidad, por lo que parece que se va soslayando el problema, si bien la responsabilidad, en todo caso, será del profesional sanitario.

 

Una vez realizada la compra no es posible hacer devolución de los medicamentos adquiridos vía online, salvo, claro está, que no se corresponda que lo solicitado, esté defectuoso o se haya roto la cadena en el transporte.

 

Por último, en el mismo sitio web no se puede vender otros productos que no sean medicamentos de uso humano no sujetos a prescripción médica, a no ser que distingamos ambas actividades.

 

 

Como ser YouTuber y no morir en el intento

Youtube

Youtube

Las redes sociales padecen las modas. Hoy se lleva ésta y mañana estará de moda otra.

 

Lo cierto es que cada vez escribimos y leemos menos. Nos gusta la inmediatez, y claro, YouTube cumple todas esas premisas. Que queremos saber cómo se hacen unos huevos fritos, pues en lugar de leer grandes e ilustrativas recetas, mejor ponemos un tutorial en YouTube que, cuanto más breve, mejor.

 

Y así nacen los Youtubers, que a base de seguidores terminan haciéndose profesionales y ganan dinero subiendo videos.

 

Pero como todo en la vida, no están exentos de asumir la ley, por mucho que siga pareciendo a la fecha en la que estamos que Internet sea un mundo sin ley. Que no señores, que hay que cumplir la ley aquí y en Pekín.

 

Así, es primordial para aquellos youtubers españoles cumplir con la normativa de los servicios de la sociedad de la información, recogido en la Ley 34/2002, ya conocida por todos como LSSI.

 

De este modo, los youtubers deben identificarse a fin de que los usuarios puedan comunicarse con ellos. Si el youtuber cuenta con una web (lo que ocurrirá en los casos de youtubers profesionales), con la remisión a dicha web donde conste los datos, es más que suficiente.

 

Si no es así, deberá mostrar los datos en algún momento del video, a modo de título de crédito, que animo a meter algo de creatividad al estilo de las mejores películas de cine, que todo suma a la hora de conseguir followers.

 

Si el youtuber es ya un profesional y tiene web propia, además de lo anterior deberá tener una política de privacidad, adecuar su actividad a la normativa sobre protección de datos personales, y una política de cookies.

 

En Internet se debe tener respeto por el contenido de terceros. Tendemos a creer que todo lo que está en Internet es de libre acceso y puedo disponer de ello como me plazca. Flaco error amigo. Hay que obtener el permiso de sus autores para poder disponer del contenido, a no ser que expresamente digan lo contrario.

 

A algunos les gusta que les copie, a otros no tanto. Y a estos últimos los juzgados les da la razón, y no sin motivos.

 

Otras de las normas que se debe cumplir es la Ley General de Publicidad, es decir, que no sea engañosa, ilícita, etc. Es precisamente en la publicidad donde los youtubers sacan tajada a su trabajo, al recomendar marcas y productos y recibir por ello una contraprestación, ya sea en efectivo o en especie.

 

Y cuidado con desprestigiar a la competencia de la marca o producto que anunciamos, ya que las personas jurídicas también tienen honor, pues bien caro le habrá costado tener una buena reputación en el mercado para que un influencer venga a calumniarla. Y eso se cuantifica, y bien caro.

 

El youtuber, al estar realizando una actividad económica, debe darse de alta como autónomo en la Seguridad Social y, lógicamente, en Hacienda, donde como mínimo va a tener la obligación de llevanza de los libros contables y la declaración trimestral de, al menos, el IVA.

 

Y si te animas a ser un youtuber de éxito, aquí tienes un video explicativo de cómo hacerlo:

 

 

Menores ciberacosadores: el caso del profesor hostigado

Ciberbullying

Ciberbullying

 

 

Se habla mucho del cyberbullying y del bullying en la escuela, entre compañeros de clase, con las nefastas consecuencias que ello acarrea para el acosado, que por sus especiales circunstancias se ve totalmente indefenso, y por desgracia con resultados espantosos en algunos casos.

 

En este campo no escapa nadie, ni los profesores.

 

Hace ya muchos años, cuando aun no existían las redes sociales, defendía a profesores que eran acosados por alumnos e, incluso, los padres de éstos. Ahora, con el acceso de los menores a las redes sociales, unido a que cada vez es más temprana la edad a la que se le facilita un Smartphone, se añade el acoso de los profesores en las redes sociales.

 

El supuesto es el siguiente: menor toma foto de profesor y la sube a una red social (Facebook, Instagram, etc).

 

En el mejor de los casos podemos estar ante una infracción administrativa, por cuanto que la imagen es un dato personal, y la publicación de datos de carácter personal en Internet constituye una cesión de datos, y toda cesión de datos debe contar previamente con el consentimiento del interesado, quien debe ser suficientemente informado de la finalidad a la que se destinen los datos.

 

La Ley Orgánica 1/1982, sobre protección civil del derecho al honor, a la intimidad personal y familiar y a la propia imagen, concreta la protección jurídica dada por la Constitución Española, teniendo la consideración de intromisiones ilegítimas:

 

“La captación, reproducción o publicación por fotografía, filme o cualquier otro procedimiento, de la imagen de una persona en lugares o momentos de su vida privada o fuera de ellos”.

 

Este es el mejor de los panoramas, puesto que podemos encontrarnos con un delito contra la intimidad y la propia imagen, contemplado en el artículo 197 del Código Penal, a los que se les aplicaría la Ley del Menor, con las medidas contempladas en ellas para reeducar al infractor, y la reparación del daño vía indemnización (responsabilidad civil ex delito).

 

En el caso de un menor de 14 años, éste no tiene responsabilidad penal, pero sí que responderían sus padres o tutores respecto a la indemnización civil ex artículo 1903 del Código Civil, que señala que los padres o tutores son responsables de los daños causados por los hijos que se encuentren bajo su guarda.

 

La Ley del Menor traslada esa responsabilidad a los padres, tutores, acogedores y guardadores legales o de hecho, en ese orden. Por tanto, ¿qué ocurre si el acoso (ciber o no) en la red se produce en el colegio?

 

Pues que la responsabilidad civil puede ir de la mano, esto es, solidaria tanto para padres como para el colegio.

 

Ello es así por la obligación que tiene el centro de intervenir cuando de alumnos propios se trata. Si no lo hiciera, habría un delito por omisión, y en el caso de bullying en todas sus modalidades, podría acarrear consecuencias penales para los profesionales de la enseñanza.

 

Me comentaba un profesor amigo que la problemática actual es mayor de lo que se ve en los medios. La cuestión no pasa por prohibir el uso de teléfonos, en parte por miedo a echarse encima la AMPA, sino por fomentar el buen uso de los mismos.

 

Los dispositivos tecnológicos han venido para quedarse: enseñemos a usarlos bien.

 

 

Whatsapp como prueba en juicio

La mensajería instantánea, y a la cabeza de la misma la app Whatsapp, se ha convertido en nuevas vías de relaciones sociales y, claro está, fuente de nuevos problemas. Y es que muchos usan este tipo de aplicaciones para insultar, amenazar y otros delitos del montón. En fin, lo de costumbre.

 

La cuestión es la validez de dichas conversaciones en juicio. La problemática surge porque, en el caso de Whatsapp, reina de la mensajería instantánea, la manipulación de los mensajes, archivos, etc, es piece of cake. Esta fácil manipulación hace que nos planteemos la validez y eficacia en juicio. Y es que el administrador de la app no conserva el contenido de las conversaciones (sólo algunos datos relacionados con las comunicaciones), quedando esta en los terminales de los usuarios.

 

Si queremos aportar las conversaciones de Whatsapp como prueba en juicio, realmente es muy fácil. Sólo tenemos que entrar en el perfil del Whatsapp que queremos imprimir. Le damos a opciones y nos sale un desplegable. Picamos en la opción “Más” y luego “Enviar chat por correo”. Ponemos la dirección de email a la que queremos enviar el archivo de texto y listo. Recibimos dicho archivo de texto donde sale todas las conversaciones mantenidas, con fecha y horas de la misma, incluso la referencia de los ficheros de fotos, videos y conversaciones que se hayan remitido. Lógicamente sale todo el historial, desde el inicio, por lo que debemos purgar el contenido e ir al que directamente nos afecta.

 

Esta prueba como tal tiene validez, siempre que no sea impugnada, como es lógico, si bien debemos tener en cuenta que la impugnación afectará en costas a quien la realiza, amén de que debe ser motivada para desplazar la carga de la prueba. Por tanto, una vez impugnada debemos irrefutablemente acudir a la prueba pericial, teniendo la carga probatoria quien pretende valerse de dicha prueba. El perito debe ser muy cualificado, debiendo garantizar la autenticidad y la integridad de la prueba, es decir, que los datos sean ciertos y reales, y que no se hayan alterado.  

 

Como hemos dicho, la información de los mensajes solo es guardado en los terminales de los usuarios, por lo que si estos lo borran tendremos que acudir a la memoria flash, con el inconveniente que aquí se mantienen hasta que el dispositivo necesita más espacio, momento en el que es borrado “definitivamente”, entre comillas. Si bien, recientemente los usuarios de Whatsapp que quieran mantener sus conversaciones y archivos a salvo, y tenerlo disponibles por si cambian de terminal u otra circunstancia, es cierto que Google Drive te permite tener copia en la nube, por lo que podemos acudir a este “tercero de buena fe” que hará las veces de testigo.

 

El administrador de la app hace posible el tránsito de información, pero no guarda las conversaciones, solo los metadatos (datos que describen otros datos, reflejan el tráfico de las comunicaciones, origen y destino de las mismas, identidades e IP, entre otros). Pues bien, dicha información será relevante a efectos de la pericial, ya que si las conversaciones son manipuladas, esta no coincidirá con los metadatos y, por tanto, no quedará garantizada la autenticidad e integridad de la prueba.

 

Los operadores tienen obligación de conservar los datos relativos a las comunicaciones electrónicas como así establece la Ley 25/2007, de 18 de octubre, si bien los juzgados acceden a la investigación por esta vía sólo en caso de delitos graves, cuando deberían tener en cuenta que cada vez más se dan casos de delitos por estas vías, sobre todo de injurias y calumnias, y si damos impunidad a ello, nos podemos encontrar con un serio problema social, en el que sería libre delinquir in consecuencia alguna, por el simple hecho de usar un medio electrónico.